enero 10, 2017

La Biblioteca de Alejandría y la gran Hipatia

Biblioteca de Alejandría
Existió en una época donde todo el conocimiento era buscado y protegido de las mentes sumidas en la ignorancia, de mentes que desconocían su uso, pero que pudo prometer una civilización científica brillante en las manos correctas de personas sabias y abiertas de mente, ese lugar era conocido por historia como la gran Biblioteca de Alejandría, donde hace mas de 2000 años las mentes mas brillantes de la antigüedad instauraron las bases del estudio de las ciencias como la matemática, la física, la biología, la astronomía, la geografía, la medicina, así como las artes y literatura.

Esta gran fuente de conocimiento, fue  construida y conducida por los Ptolomeos, lo reyes griegos que heredaron la parte egipcia del Imperio de Alejandro Magno. Desde la época de su creación en el siglo III AC hasta su desdichada destrucción en el siglo IV DC por fánaticos religiosos, fue la fuente del saber del mundo antiguo.

Alejandría, era también la capital editorial del planeta, pues se copiaban escritos, papiros, libros a mano no existia la imprenta. Los libros en aquellas épocas era demasiado caros, pero albergaba las copias de toda fuente de conocimiento original. Las primeras opiniones criticas se desarrollaron allí.

El antiguo testamento que ahora tenemos seguramente en casa, nos llegado gracias a las traducciones griegas realizadas en esta gra biblioteca. Los Ptolomeos dedicaron gran parte de su riqueza a la adquisición de toos los libros griegos, y obra de todo el mundo conocido (Africa, Persia, India, Israel, etc).

Una historia interesante se cuenta que el Rey Tolomeo III Evergetes  adquirió los manuscritos originales de de las grandes tragedias antiguas de Sófocles, Esquilo y Eurípides. Como podrán imaginarse estos manuscritos era casi sagrados para los griegos y para entregarlos a los Ptolomeos, estos tuvieron que pagar una enorme suma de dinero, para recién entregarlos en calidad de préstamo; sin embargo, los Ptolomeos nunca los devolvieron, pero para resarcir en algo de tamaño engaño y vergüenza, remitieron a los molestos griegos copias idénticas de dichos manuscritos originales. Lo que no podemos dudar es que dichos manuscritos de las grandes tragedias valían para los Ptolomeos mas que el oro y la plata juntos.

Un detalle importante de los Ptolomeos es que no solo se encargaron de recopilar el conocimiento, sino que también financiaron investigaciones científicas, generando nuevo conocimiento. Allí tenemos los siguientes ejemplos de conocimiento logrado como: Se calculo con precisión el tamaño del planeta y se cartografío, responsable Eratóstenes; Hiparco, estableció que las estrellan nacen, se desplazan lentamente en el tiempo y al final perecen; fue el primero es estimar las posiciones y magnitudes de las estrellas y en detectar sus cambios.

Tenemos a Euclides, que desarrollo un texto de geometría del cual aprendimos durante 23 siglos, y que motivo el interés por la ciencia en otros grandes como Kepler, Newton y Einstein. Galeno, escribió sobre anatomía y tratamientos médicos, que dominaron la medicina hasta el Renacimiento.

Alejandría fue la ciudad mas grande que el mundo occidental allá conocido. Gentes de todas la naciones llegaban a esta gran ciudad para vivir, comerciar, estudiar. Sus puertos estaban llenos de comerciantes, estudiosos y turistas. Una ciudad cosmopolita (ciudadano del cosmos) con gentes de todas la nacionalidades (griegos, egipcios, árabes, sirios, hebreos, nubios, fenicios, italianos, galos e iberos) intercambiaban productos, servicios y conocimiento.

Dentro de la biblioteca, se desarrollaron grandes descubrimientos (muchos de ellos los desconocemos totalmente), la ciencia y la cultura en general estuvieron reservado para uno cuantos privilegiados, por lo que la gran mayoría de la población realmente desconocía de las investigaciones y descubrimientos que allí se realizaban.

Los descubrimientos no fueron dados a conocer al común de la población, y no se beneficiaron tampoco de una posible aplicación; mas bien los descubrimientos en mecánica y vapor, se emplearon en el desarrollo de armas, y a estimular la superstición y divertir a los reyes.

Los científicos nunca captaron el potencial de las maquinas para elevar el nivel de vida de la población, de ahí que los grandes logros de la antigüedad tuvieran pocas aplicaciones practicas inmediatas. Por otro lado, al no haberse transmitido a la población, la ciencia y el conocimiento siempre estuvieron alejadas de la multitud, no se avanzo.

La desgracia para la gran biblioteca,  ocurrió en el año 390 DC, una turba de zelotes cristianos atacó la antigua biblioteca de Alejandría, lugar donde se conservaban obras de la mayor rareza y antigüedad. Allí se guardaban los manuscritos más antiguos de la Biblia y otros escritos de origen judío y cristiano, mucho más viejos que los Rollos del mar Muerto, y los textos paganos eran incluso más antiguos y abundantes, unos 700.000 volúmenes y rollos en total. Prendieron fuego a la colección entera de pergaminos y papiros, derribaron la biblioteca en sí, y la pérdida para la civilización occidental incalculable y seguramente mucha de ciencia de entonces nos hubiera permitido avanzar muchos siglos antes y no pasar por la época del oscurantismo de casi mil años.

Hipatia
El último científico que trabajo en la Biblioteca fue una gran matemática, astrónoma, física y jefe de la Escuela Neoplatónica de filosofía, Hipatia. Nació en el 370 DC en Alejandría, en una época donde las mujeres era ciudadanas de segunda clase; sin embargo, ella pudo manejar los perjuicios de la época en un mundo masculino. Se dice que era de una gran belleza, aunque se sabe que nunca acepto a ningún pretendiente.

La Alejandría de Hipatia, estaba dominada por los romanos, con muchos conflictos sobre todo con la creciente iglesia cristiana que estaba aumentando su poder y tratando de extirpar la influencia y culturas paganas. Lamentablemente Hipatia estaba en el centro de todas estas tensiones sociales; donde Cirilo, el entonces Arzobisto de Alejandría, la despreciaba por la estrecha amistad que tenía con el gobernador romano y porque era un símbolo de la cultura y la ciencia, que la primitiva iglesia identificaba con el paganismo.

Ella continuo dando clases y publicando sus investigaciones, con el grave riesgo que ello implicaba para su vida, hasta que el año 415 DC (contaba con 45 años), cuando se dirigía a trabajar y la esperaban sus estudiantes y profesorado, cayo en manos de una turba fanática de feligreses seguidores de Cirilo. La sacaron de su carruaje, rompieron sus vestidos y, armados de conchas marinas y cerámicas rotas la desollaron cruelmente. Sus restos fueron quemados, sus obras destruidas y su nombre olvidado. A raíz de este cruento hecho el Arzobiso Cirirlo fue proclamado santo.

Tras la muerte de Hipatia, fueron destruidos lo poco que quedaba de la biblioteca de Alejandría. Muchos títulos y sus autores perdidos y que nunca conoceremos. Por ejemplo se sabe que de las 123 obras teatrales de Sófocles que estaban en la biblioteca sólo 7 sobrevivieron el ataque. Una de las Siete es la conocida Edipo Rey. Ningún rollo se salvo.

La actual Alejandría muy poco sabe de su rica historia y su población actual no toma casi ningún contacto con su pasado valioso.

Que interesante sería (de existir una tecnología así)  ir en una maquina del tiempo y visitar esta grandiosa ciudad y sobre todo su gran biblioteca, conocer todo lo posible del conocimiento, tecnologías, los grandes rollos. Las grandes obras de los filósofos, literatos antiguos y recibir una clase magistral de la gran Hipatia de Alejandría.